Cuidados adecuados para tu piel durante un tratamiento oncológico

Todos los días son importantes para apoyar iniciativas contra el cáncer de mama. Porque, como siempre nos gusta recordar y muchas de las pacientes, concretamente que han sufrido un cáncer de mama (por ser hoy 19 de octubre), o sufren otros tipos de cáncer, también nos recuerdan; el cáncer NO es de color rosa, ni el cáncer de mama, ni ningún otro tipo de cáncer, ni ninguna enfermedad. Pacientes y familiares afrontan cada día el cáncer y los tratamientos oncológicos, numerosas pruebas, interminables estudios y horas en consultas de especialistas diferentes, no sólo el 19 de octubre.

Pero aún así, hoy es un día en el que queremos apoyar desde aquí a pacientes y familiares, felicitarles por su fuerza y aportar nuestro pequeño granito de arena a través de consejos de salud que puedan mejorar su calidad de vida.

Aprovecho para recordar la labor de Marta y Montse, dos mujeres encantadoras, que además de ser fuertes, trasmiten una ilusión increíble y están muy comprometidas con sus iniciativas, con diferentes proyectos sociales y con el apoyo activo a pacientes, familiares y asociaciones. Dejo el enlace directo al post que me ayudaron a preparar el año pasado para tal día como hoy, y un año después, me alegra mucho deciros que sus iniciativas no han caído en saco roto, están creciendo y ayudando a muchas mujeres, amigas, colegas, familiares y son todo un ejemplo para todo el equipo de la farmacia. ¡Felicidades preciosas!!

Y también quiero hablaros sobre 5 tratamientos cosméticos que son adecuados para cuidar vuestra piel durante un tratamiento oncológico, antes para prepararla y protegerla, y también después para regenerar la piel.

Durante esta etapa sabemos que la piel está más sensible, que sufre incluso diferentes efectos secundarios asociados a la medicación, que está más seca y que necesita unos cuidados especiales. No tenemos por qué abandonarla y no utilizar ninguna rutina cosmética por miedo o desconocimiento, pero debemos saber qué cosméticos van a ser beneficiosos para nuestra piel, para repararla, protegerla y en definitiva mejorar su estado de salud y por tanto, nuestra calidad de vida.

Por eso, podemos realizar una rutina sencilla, pero eficaz y dermatológicamente segura al 100% durante el tratamiento oncológico. Y aquí tenéis algunos ejemplos que espero os resulten de gran utilidad conocer:

1. Higiene facial y corporal sin detergentes: para mantener el manto hidrolipídico de la piel y no irritarla, ni resecarla, os recomiendo los siguientes cosméticos para la higiene facial.

2. Hidratación adecuada y emoliente:

Debemos utilizar a diario, antes, durante y después del tratamiento oncológico, un cosmético corporal hidratante que restaure la barrera de la piel, emoliente, sin perfumes e hipoalergénico, como el Bálsamo Atoderm de Bioderma. Para prevenir la xerosis (sequedad extrema de la piel), que puede desencadenar en irritaciones, o heridas, y que pueden dar lugar a complicaciones cutáneas, como infecciones, es algo muy frecuente, puesto que el sistema inmunológico está debilitado. Y la piel es la primera barrera de defensa de nuestro organismo, es el órgano más grande de nuestro cuerpo y el que está en contacto directo con nuestro entorno. Por eso, nos protege y debemos cuidarlo y prevenir estos efectos secundarios antes de que aparezcan.

3. Rostro (regenerar e hidratar): existen diferentes tratamientos cosméticos muy eficaces y seguros para regenerar la piel dañada, que debido a la medicación y también al estrés que supone estar pasando una enfermedad, hacen que esté más debilitada y reactiva. Por eso, debemos evitar activos cosméticos irritantes, como pueden ser retinoles o ácidos. Y utilizar fórmulas hipoalergénicas, sin perfumes, que principalmente regeneren y aporten los nutrientes que la piel necesita. Que sean 100% biocompatibles y tengan una excelente tolerancia dermatológica, demostrada en estudios y con los que además, podemos decir que tenemos mucha experiencia en pieles de pacientes con cáncer y otras enfermedades, o en tratamientos farmacológicos crónicos (como inmunosupresores, etc…).

En los enlaces tenéis toda la información sobre cada uno de ellos y os van a resultar de gran ayuda, porque en muchas ocasiones no sabemos cuáles son los tratamientos que debemos utilizar.

4. Rostro (proteger):

El rostro es la zona más expuesta a las agresiones externas y por tanto, a la radiación solar, incluso los meses de invierno. Y muchos de los tratamientos farmacológicos son fotosensibilizantes. Por lo que es importante utilizar un protector solar a diario, que sea seguro y de amplio espectro.

  • Biomimetic SunCare SPF50+ contiene filtros físicos 100% para proteger de las radiaciones UVB, UVA e Infrarrojo, por lo que es de amplio espectro, dermatológicamente testado, no contiene parabenos, siliconas, ni aceites minerales, sin filtros químicos, sin perfumes e hipoalergénico. Ideal para este tipo de pieles.
  • También, para pieles intolerantes, sensibilizadas o reactivas, es buena opción Heliocare 360º Mineral, también 100% filtros físicos e hipolergénico.
  • Y los compactos minerales también son una buena opción, de excelente tolerancia, si además queremos aportar color, o maquillar nuestra piel. Como los de Ladival, o los de Bioderma en tono claro o dorado.

5. Cuerpo (proteger):

Lo mismo sucede con el cuerpo, aunque la recomendación que debemos seguir durante estos tratamientos, es no exponernos al sol, debemos tener en cuenta que el mero hecho de salir a la calle, aunque procuremos ir por la sombra, hace que recibamos radiación solar. Y especialmente, los meses de verano, debemos proteger también la piel, con protectores solares específicos y de amplio espectro.

Espero que esta información os haya resultado útil y

no dudéis en realizarnos cualquier consulta.

¡Que tengáis un bonito día!

Imagen: Freepik

About Maria Paz Arnau Ferragut

Licenciada en farmacia. Postgrado Especialista en Ortopedia, Postgrado Especialista en Dermofarmacia, y Titulación para la elaboración de SPD.

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu email no será publicado.

29 − 26 =