Piel seca o xerosis

La piel seca o xerosis es una consulta muy frecuente en la farmacia, sobre todo a nivel corporal, pero aún es más frecuente presentar signos de piel seca y considerarlos normales porque nos hemos acostumbrado a ellos o porque nunca nos han informado, o le hemos restado importancia, etc…, y por tanto, no estemos realizando unos cuidados específicos para este tipo de piel.

Desde la farmacia, podemos informarte sobre cómo mejorar tus hábitos cotidianos de higiene e hidratación, e indicarte cuáles son los pasos que debes realizar para prevenir estos síntomas, que ahora vamos a comentar, y qué tipo de cosméticos son los adecuados para un piel seca (ya que no deben ser los mismos que para otros tipos de piel).

SÍNTOMAS:

La xerosis o piel seca es una alteración cutánea bastante frecuente, que aparece principalmente en brazos y piernas y se caracteriza por una piel áspera, o cuarteada, que puede llegar a descamarse si no se trata correctamente. Produce picor o prurito y sensación de disconfort y tirantez.

Hay que diferenciar entre piel seca y otras patologías de la piel que también producen picor y enrojecimiento o descamación, que en ocasiones pueden confundirse, como es, por ejemplo; la dermatitis atópica. De diferente origen y que además cursa con otros síntomas específicos.

CAUSAS DE LA XEROSIS:

Fisiopatológicamente, la xerosis o piel seca, consiste en la modificación estructural del estrato córneo, es decir, de la última capa de la piel, su contenido en agua y un defecto en la diferenciación de los queratinocitos (células de la epidermis, última capa de la piel).

Por tanto; podemos decir que la piel seca contiene menos lípidos (grasas) que forman el manto lipídico y la mantienen aislada (de microorganismos), protegida (irritaciones o heridas) y la impermeabilizan del medio externo, evitando también que el agua salga y se deshidrate. Por lo que, la piel es nuestra barrera, nuestra protección natural de las agresiones externas y el órgano más grande de nuestro cuerpo. Lo que hace que sea mucho más valioso su cuidado que el mero hecho estético, afecta más a nuestra salud de lo que somos conscientes. Y nuestra salud se refleja en el buen o mal estado de nuestra piel.

Como decía, al haber menor cantidad de lípidos (grasas propias de nuestra piel), también hay menor cantidad de agua en este tipo de pieles secas, por lo que están más expuestas a las agresiones externas, irritaciones, o infecciones. Y debemos utilizar cosméticos no sólo hidratantes, sino que restauren este manto hidrolipídico y reparen la barrera cutánea, disminuyendo también el picor y calmando la piel.

Además, la piel seca puede empeorar o favorecerse por causas como; el clima frío, o los entornos secos (calefacción, aire acondicionado, etc…), una higiene con detergentes agresivos, el uso de hidratantes que no aporten los lípidos adecuados, o contengan exceso de alcohol o perfumes, los baños largos, entre otras, como la dermatitis que hemos comentado, o diferentes enfermedades como la diabetes, el hipotiroidismo, síndrome de Sjögren, algunos medicamentos, y el envejecimiento. La piel del anciano suele presentar aún mayor sequedad y es importante su hidratación a diario con cosméticos específicos para prevenir lesiones o infecciones, ya que se trata de una piel mucho más fina y con una baja cantidad de lípidos y agua.

Vemos muy a menudo en la farmacia, personas mayores que desconocen cómo cuidar su piel y presentan descamación, enrojecimiento, mucho picor, e incluso heridas, que debidas al rascado se infectan dando lugar a problemas dermatológicos más complicados o que finalizan con tratamientos antibióticos o antimicóticos. Esto, puede prevenirse, simplemente realizando la higiene e hidratación con emolientes diarios y específicos, con el fin de mejorar su salud y su calidad de vida. Por eso, es importante que farmacéuticos y familiares les informemos para que su día a día sea mejor.

CÓMO DEBEMOS CUIDAR UNA PIEL MUY SECA:

Nuestro papel como farmacéuticos es aconsejar al paciente un tratamiento de hidratación específica diaria a base de:

  • Emolientes: cremas o bálsamos ricos en ceramidas, ácidos grasos esenciales, aceites vegetales, urea y antioxidantes que van a reparar la barrera cutánea y a evitar que la piel se deshidrate. Además, deben contener activos calmantes como el bisabolol o diferentes extractos vegetales, ser hipoalergénicos y preferiblemente, estar libres de perfumes.
  • Una higiene suave con geles, cremas o aceites lavantes, a base de limpiadores sin detergentes (syndets) y sobregrasos. Que no arrastren el manto hidrolipídico de la piel y contribuyan a calmar y mejorar su estado.

EN RESUMEN:

El cuidado de la piel en pacientes con xerosis debe consistir en restaurar la barrera lipídica natural de la epidermis.

Utilizando cosméticos específicos que contengan ingredientes de alta calidad y biocompatibles con la piel, para evitar alergias y también, aportar sustancias que faciliten la diferenciación epidérmica. Mejorando su estado, calmando los síntomas y previniendo la deshidratación, la descamación y el picor. 

¡Feliz día!

Nos dudéis en consultarnos, estamos a vuestra disposición.

#farmaslink

#tusfarmacéuticos #tusolución

Imagen: Freepik

About Maria Paz Arnau Ferragut

Licenciada en farmacia. Postgrado Especialista en Ortopedia, Postgrado Especialista en Dermofarmacia, y Titulación para la elaboración de SPD.

Deja un comentario

Tu email no será publicado.

78 + = 85