Buscar
Buscar
¿Conoces la diferencia entre exfoliación y peeling?
Diferencias entre exfoliación y peeling

¿Conoces la diferencia entre exfoliación y peeling?

Muchas veces recibo consultas en la farmacia sobre exfoliantes y peelings y hay que diferenciarlos porque realmente son dos tratamientos distintos que se realizan con cosméticos diferentes y actúan en capas distintas de la piel. Por eso, es importante aclarar estas diferencias y más en esta época del año, que es la idónea para realizar tratamientos que ayuden a renovar la epidermis después del verano, para mejorar su textura, unificar el tono, devolver la luminosidad, y en general para que la piel tenga una aspecto más bonito y saludable.

Exfoliación:

Es la eliminación de las capas más superficiales de la piel con el objetivo de conseguir un adelgazamiento del estrato córneo, se realiza mediante arrastre mecánico. Por tanto, su acción es sólo a nivel de la capa más externa de la piel. Y nos permite eliminar las células muertas e impurezas y activar la circulación de la piel, por lo que adquiere un aspecto más luminoso y conseguimos suavizar su textura. También ayudamos a desobturar los poros y preparamos la piel para favorecer la penetración de los tratamientos que apliquemos a continuación.
Los gránulos o partículas del exfoliante suelen estar disueltos en geles o emulsiones y si además contienen tensioactivos espumosos, entonces estaremos hablando de scrub.
Existen diferentes tipos de exfoliantes según el tamaño de grano, según los activos con los que vaya enriquecida la formulación dependiendo del tipo de piel al que van destinados; por ejemplo activos calmantes, hidratantes o seborregualdores para complementar su acción.
Y también podemos clasificar los exfoliantes según su origen:
– Exfoliantes de origen vegetal: formulados a base de polvo de hueso de melocotón y albaricoque, polvo de cáscara de almendra, avellana o nuez.
– Exfoliantes de origen animal: con cáscara de huevo o de crustáceo.
– Exfoliantes de origen mineral: a base de arcillas y arenas.
– Exfoliantes sintéticos: con sílice, talco, caolín, microgránulos de polietileno, etc…

Estos son algunos de los que os recomiendo según el tipo de piel:

– Para  piel mixta-grasa: exfoliante de oliva de Apivita, exfoliante Alove Cosmetics, exfoliante facial de Martiderm y el gel exfoliante Sébium de Bioderma.
Exfoliante Alove Cosmetics
Exfoliante a base de hueso de aceituna. Limpia en profundidad.
Exfoliante oliva Apivita
Exfoliante con hueso de aceituna y mentol. Seborregula y refresca.
Exfoliante facial Martiderm
Exfoliante a base de óxido de aluminio, gránulos de silica, ácido salicílico y óxido de zinc. Pieles grasas y con imperfecciones.
Gel exfoliante Sébium Bioderma
Exfoliante mecánico y peeling químico por la acción de los microgránulos y del ácido salicílico y glicólico. Suaviza la textura de la piel, seborregula y cierra el poro.
– Para piel normal: exfoliante frutos rojos de Bio-Beauté by Nuxe, o el exfoliante albaricoque de Apivita.
exfoliante suave apivita
Exfoliante suave con semillas de albaricoque y jojoba. Purifica sin resecar la piel.
Exfoliante frutos rojos Bio-Beauté by Nuxe
A base frutos rojos en tres texturas: gel-aceite-leche. Suaviza la piel y es un placer para los sentidos. Incluso pieles sensibles.
– Para piel seca: exfoliante Hydrabio de Bioderma, o exfoliante de rosa de Nuxe.
Exfoliante Hydrabio de Bioderma
Exfoliante suave mecánico+químico, para pieles deshidratadas, incluso sensibles. Acción hidratante y suavizan de la piel.
Gel exfoliante suave de rosa Nuxe
Exfoliante vegetal en textura gel a base de Polvo de Hueso de Lichi, Polvo de Cáscara de Nuez, incluso pieles sensibles.
– Para pieles apagadas: exfoliante de arándano Apivita.
Exfoliante arándano Apivita
A base de arándano, jojoba, lavanda, incluso pieles sensibles. Aporta luminosidad.

Mi consejo: 

Para mejorar los tratamientos y realizar una correcta exfoliación, los utilizaremos 1 o 2 veces por semanas en pieles de normales a grasas, y 1 vez por semana o cada 15 días en pieles secas. Se aplican sobre la piel previamente humedecida con agua, realizando movimientos circulares e insistiendo en frente, barbilla y nariz. Posteriormente, se aclara la piel con agua tibia.
También debéis tener en cuenta que no a todos los tipos de piel les sienta bien la exfoliación porque puede irritarla. Por ejemplo, en pieles sensibles con tendencia a rojeces, pieles con rosácea, o pieles con dermatitis debemos recurrir a otros cosméticos para renovar la piel y purificarla. En estos casos es preferible utilizar mascarillas de limpieza semanalmente para ayudar a la renovación celular y limpiar el poro en profundidad.

Peeling:

Es un tratamiento cosmético que consigue eliminar células muertas en las capas más superficiales de la piel (aunque su acción es más profunda que la de la exfoliación), favorece la regeneración celular y estimula la síntesis de colágeno. Por eso, ademas de alisar la superficie de la piel y mejorar su aspecto, atenúa manchas y arrugas. Con el peeling no “frotamos”, eliminamos capas de células muertas por la acción química principalmente de los alfa-hidroxiácidos, o enzimática.
Tipos de peelings:
– Peelings químicos con alfa-hidroxiácidos: ácido glicólico, tartárico, láctico, cítrico, málico y salicílico, penetran en la piel por su pequeño tamaño molecular.
– Peelings enzimáticos: a base de papaína, enzimas extraídas de la papaya.

 Os recomiendo algunos de mis peelings preferidos de mayor a menor intensidad:

La ventaja de los peelings que os recomiendo es que son progresivos, los realizamos en casa poco a poco, por lo que veremos resultados por su acción regeneradora y renovadora y al mismo tiempo tienen muy buena tolerancia en la piel.
– High Peel de Lierac: Se trata de una crema peeling progresivo que aplicaremos todas las noches como nuestra crema de noche, durante un periodo aproximado de tres meses, dependiendo de cada caso. Ayuda a renovar la piel, unificar el tono y reducir líneas de expresión y pequeñas arrugas. Tiene muy buena tolerancia en la piel y además la mantiene hidratada, por la acción de la urea que incorpora su fórmula. Por lo que no es necesario aplicar a continuación otra crema hidratante.
High Peel de Lierac
Activa la renovación celular, mejora la calidad de la piel y difumina las irregularidades de tono. Concentrada al 10% en hidroxiácidos y 5% de urea.
– Age-Peel de Filorga: peeling semanal, aunque pone 5 sesiones, realmente podréis realizar más porque el gel peeling contiene bastante cantidad. Dejaremos actuar 10 minutos y lo retiraremos.
Age-Peel de Filorga
Cóctel de hidroxiácidos (ácidos glicólico, láctico, málico, pirúvico, salicílico y azelaico).   
– Comfort Peel de Lierac: Más suave que High Peel. Lo utilizaremos de la misma forma.
Comfort Peel de Lierac.
Ácido salicílico y glicólico al 5 % y urea al 3%.
– Ampollas Alfa-Peeling de Martiderm: Combina la acción peeling y la acción hidratante. Aplicaremos media ampolla cada noche y a continuación podemos aplicar nuestra crema hidratante.
Captura de pantalla 2015-10-08 a la(s) 11.52.53
Alfa-hidroxiácidos, colágeno marino y ácido hialurónico.
– Sérum Sébium de Bioderma: está especialmente indicado para pieles grasas porque ayuda a seborregualarlas y eliminar las marcas de acné residuales. Aplicar todas las noches.
Captura de pantalla 2015-10-08 a la(s) 11.58.05
A base de ácido glicólico, complejo Fluidactiv y Ginkgo biloba.
– ILU-Masque de Singuladerm: Dejaremos actuar la mascarilla durante media hora y la retiraremos, de 2 a 3 veces por semana.
Ilu-Masque Siguladerm
Ácido salicílico, complejo enzimático a base de papaína y complejo despigmentante.

Mi consejo:

– Los peelings deberían formar parte del tratamiento en cualquier rutina antienvejecimiento, puesto que con ellos conseguimos aumentar la regeneración celular, detener los procesos de oxidación celular, atenúan eficazmente las arrugas ya formadas y reducen o eliminan las líneas de expresión, imperfecciones y manchas, y también hidratan la piel.
– En general, cuando estemos utilizando un tratamiento peeling debemos aplicar por la mañana un fotoprotector solar. Ya que la piel estará más fina y debemos protegerla tanto de la oxidación, como de la aparición de manchas. Por eso, nunca realicéis un peeling sin estar protegiendo la piel del sol.
– Siempre debemos realizar una pequeña prueba de tolerancia antes de empear a utilizar un cosmético de este tipo: aplicaremos una pequeña cantidad de producto en una zona de la piel, por ejemplo en el cuello, barbilla, etc… de la misma forma que se utilice el tratamiento, ya sea dejándolo 15 minutos o toda la noche. Y esperaremos entre 24 y 48 horas para ver la respuesta. Si no produce ninguna reacción en la piel, podemos empezar a utilizarlo según sus indicaciones concretas.
– Antes de aplicar un peeling es fundamental limpiar bien la piel, para que no queden impurezas o restos de maquillaje.
– Debemos evitar el contorno de ojos.
– La frecuencia de uso de los peelings variará según la edad y tipo de piel, y en general es mejor utilizarlos los meses de menor exposición solar:
*Las pieles maduras, para potenciar la acción antiedad y favorecer la renovación celular, pueden realizar un peeling cada 3 meses. Contribuirá a reducir arrugas y líneas, alisará y suavizará la textura de la piel y favorecerá la eficacia de otros tratamientos antiedad.
*Las pieles adultas dependerá mucho del tipo de piel, grosor y textura, si tiene manchas, etc… En general, sería conveniente al menos 2 veces al año para realizar una renovación intensa, aportar luminosidad y reducir o eliminar imperfecciones y líneas.
*Las pieles jóvenes que deseen realizar un peeling, necesiten afinar la textura de la piel, eliminar imperfecciones por acné, marcas residuales, etc… pueden realizarlo preferiblemente después del verano.

¿SABES CUÁL NECESITA TU PIEL?

Consúltanos…

Escrito por
Maria Paz Arnau Ferragut
Comentarios

14 − 6 =

4 comentarios
<

Hola, soy Paz Arnau Ferragut.

Paz Arnau Ferragut

Farmacéutica especialista en Dermofarmacia.Soy Titular en la Farmacia Paz Ferragut en Castellón, donde día a día todo el equipo tratamos de ofrecer el mejor consejo farmacéutico, a través de la atención personalizada.
Nos apasiona nuestra profesión y por eso, estamos en constante actualización, creando nuevos servicios enfocados a mejorar la calidad de vida de los pacientes, ofreciendo información rigurosa y con base científica y apostando siempre por la prevención y el cuidado de la salud.

Me especialicé en Dermofarmacia para poder desarrollar un servicio integral de asesoramiento y seguimiento personalizado en la farmacia y online. Por lo que, simultáneamente creé el Blog especializado en Dermofarmacia, perfiles en diferentes RRSS en los que la clave es la indicación, para hacer llegar a los usuarios información contrastada y de calidad. Permitiéndoles resolver dudas sobre sus necesidades específicas.
Colaboro como profesora en Farmaschool y formo parte del grupo de trabajo en Dermatología de SEFAC.
He colaborado en diferentes revistas y Blogs y tengo mi Espacio de Cosmética Farmacéutica en TodoDermo, de Correo Farmacéutico. Así como, actualmente, en OndaCero Castellón, como colaboradora en la sección de salud del programa M´as De Uno Castell´on, con Lorena Pardo.

¡Os espero en la farmacia y online!