Del Anti-aging al Smart Aging

En cuanto a la belleza, la salud y el envejecimiento, hemos ido recorriendo diferentes conceptos, teorías y puntos de vista; desde el antienvejeciminto hasta los conceptos más recientes, como veremos más adelante.

Comenzaremos repasando el anti-aging o anti-envejecimiento, algo que era muy  difícil hacer realidad, ya que el envejecimiento es algo que está escrito en nuestros genes. El envejecimiento cronológico del que hablábamos ya en 2.014, prácticamente en los comienzos de este Blog (dejo enlace: ¿Conoces todos los tipos de envejecimiento de la piel y cómo prevenirlos?) es algo que no podemos modificar. Pero sí podemos hablar de un envejecimiento sobre el cual podemos influir, es el envejecimiento acelerado, causado por factores hormonales, medioambientales (especialmente la radiación solar), por la alimentación y el estilo de vida.

El concepto anti-aging buscaba contrarrestar el envejecimiento cronológico, a base de tratamientos anti-edad, anti-arrugas, etc…

El siguiente concepto por el que pasaron investigaciones, publicaciones cinetíficas y Blogs divulgativos, fue el pro-aging, algo que se aproximaba más a la realidad. Por eso, en este recorrido por las distintas teorías acerca del envejecimiento y la belleza, nos encontramos el pro-aging o pro-envejecimiento, un concepto creado en contraposición del anti-envejecimiento, que buscaba mostrar la belleza en la edad real de cada persona, eliminando la tendencia del “anti” y sus diferentes planteamientos. Proponiendo una madurez que no oculta su edad, sino que busca envejecer de forma saludable. También conocido como age-friendly.

Pero este concepto ya tiene unos añitos, en torno al año 2007 comenzó a hablarse de pro-aging trance, termino acuñado por Aubrey de Grey, gerontólogo biomédico inglés y autor de obras como; The Mitochondrial Free Radical Theory of Aging o Ending Aging.

No se trata de frenar el envejecimiento, sino de envejecer con un estilo de vida saludable, lo que nos llevará a un mayor bienestar, a un mayor envejecimiento cronológico y menos a un envejemcimiento acelerado, debido al entorno, a las agresiones externas y a los hábitos de vida poco saludables.

En definitiva, buscamos conseguir que nuestras células estén en el mejor estado posible durante el mayor tiempo posible (dicho de manera sencilla), es decir; alargando la longevidad de las células favoreceremos el bienestar físico y mental.

Recientes estudios nos hablan sobre la importancia del entorno; el exposoma, la alimentación (también la nuticosmética y la micronutrición) o la influencia de la epigenética en el envejecimiento celular.

Los que nos lleva hasta el Smart Aging o envejecimiento inteligente.  Un cambio respecto al concepto anterior y en el que trasladándolo a la Dermofarmacia, destaca la importancia de elaborar rutinas completas, integrales y adaptadas a las necesidades de cada persona, su estilo de vida y cubriendo las necesidades específicas para cada etapa de su vida.

Este concepto no busca frenar el envejecimiento cronológico, sino reparar los daños provocados por alteraciones en las funciones metabólicas, en el ADN, en los procesos de reparación propios de nuestro organismo, reduciendo la inflamación causada por las agresiones externas y el estrés oxidativo. Para ofrecerle a nuestra piel longevidad mediante sus propios mecanismos y sustancias, de modo que nuestra piel pueda continuar “trabajando” sin errores, sin daños y mantenerse sana, que en consecuencia, la mantendrá bella y joven durante más tiempo y evitará la aparición de signos de envejecimiento precoz.

Basándonos en optimizar los procesos naturales, los mecanismos del metabolismo celular, la regeranción y la recarga energética celular, con el fin de favorecer el correcto funcionamiento de nuestras células, tejidos y órganos, para poder ser capaces de contrarrestar las agresiones externas que antes mencionábamos. Y que nuestro organismo sea capaz de adaptarse y repararse, manteniendo la salud celular y en definitiva, envejeciendo de forma inteligente. De modo que los signos se atenúen y que nuestro organismo responda, predominando la salud sobre la belleza.

El concepto de SMART AGING forma parte de una educación sanitaria sobre nuestra salud y rompe con los cánones de belleza sin arrugas y de mujeres no-reales. Porque la esperanza de vida cada vez es mayor y debemos potenciar la salud, la calidad de vida, la correcta alimentación y el envejecimiento saludable, cuidándonos día tras día y haciendo de ello un estilo de vida, que nos aporte diariamente beneficios a la salud y se refleje también en nuestra piel.

No podemos hablar de Smart Aging sin entender el concepto (que ya introdujimos en post anteriores) de EXPOSOMA, que consiste en factores externos e internos y sus interacciones y cómo afectan a nuestro organismo durante toda nuestra vida. Estos factores darán lugar a signos biológicos y clínicos de envejecimiento de la piel. Los factores ambientales que forman parte del exposoma relacionado directamente con el envejecimiento de la piel son: radiaciones solares (UVB, UVA, IR, visible), polución, humo del tabaco, nutrición, el sueño, estrés, etc…

Imagen cedida por laboratorios SEPAI BCN.

El concepto SMART AGING, desde mi punto de vista, lo define a la perfección y lo pone en práctica sin duda Paola Gugliotta, a través de su filosofía de vida y plasmándolo en cada una de sus fórmulas altamente biotecnológicas, eficaces, seguras y naturales, en sus dos líneas cosméticas; SEPAI y APoEM. Detrás de ellas hay años de investigación, de desarrollos muy complejos hasta llegar a la evidencia científica, de selección de aquellos ingredientes cosméticos más eficaces para la piel y seguros para nuestro organismo y para el medio ambiente. Porque natural, no significa sencillo, y la biotecnología y la ciencia nacen de la naturaleza.

Por lo que, para finalizar esta entrada, me quedo una frase que Paola utiliza como definición de Smart Aging y me parece muy completa:

“Todos envejeceremos, así que hagámoslo con inteligencia, optimizando el rendimiento de la piel”.

¡Que tengáis un feliz día!

About Maria Paz Arnau Ferragut

Licenciada en farmacia. Postgrado Especialista en Ortopedia, Postgrado Especialista en Dermofarmacia, y Titulación para la elaboración de SPD.

Deja un comentario

Tu email no será publicado.

66 + = 68